dimecres, 8 de maig de 2013

LLull, una calle cualquiera del ensanche barcelonés.

Mi calle tiene nombre de escritor antiguo,
y es muy luminosa. 
Su luz proviene del mar
y se oye la tranquilidad. 
Ancha, limpia 
y muy poblada, 
en sus balcones lucen 
los molinillos de colores de los niños,
rodando al son del viento.

Jardines de Gandhi
Mi calle, 
con miles de perros, 
tiene muchos portales, 
viejos y nuevos. 
Un bonito parque, 
con bonitos jardines, 
en el que niños y perros 
corren felices.
Mi calle 
tiene una estatua 
de un pacifista indio 
llamado Gandhi. 
En el bar de la calle 
fanáticos del Barça 
los partidos van a ver
y también, a comer.


Alejandro

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada